La clave para lucir un rostro sano, bello y joven está en seguir una rutina de belleza diaria óptima y que se adapte a las necesidades de la piel. En este punto, es primordial realizar un buen desmaquillado del rostro, ojos y labios, sin olvidar limpiar, tonificar e hidratar la piel aunque no nos hayamos maquillado. Tenemos las claves para realizar un buen desmaquillado y así evitar los errores más comunes que solemos cometer.

Estos son los errores más frecuentes que cometemos al desmaquillarnos

1. Frotar el ojo en movimientos circulares para desmaquillar

De esta forma lo único que conseguimos es no retirar el producto de las pestañas, y además se mancha todo el contorno de los ojos.

Lo que deberíamos hacer… Corta un disco de algodón por la mitad, ponlo sobre la zona de la bolsa y con la otra mitad empapa bien la pestaña con el ojo cerrado y retira deslizando suavemente. Por último, coloca el algodón en la parte superior del párpado y desliza desde la raíz de las pestañas hacia arriba.

2. Aplicar poca leche limpiadora

La leche limpiadora, mejor en grandes cantidades. Es necesario aplicar el producto en abundancia porque si aplicamos poca cantidad la piel la absorberá y no realizará su función de limpieza.

Lo que deberíamos hacer… Aplicar suficiente cantidad para que la piel se sature y no la quiera absorber. De esta manera, irá arrastrando todo el maquillaje y la suciedad. Solemos retirarla con discos de algodón pero recomiendo hacerlo con tisú, se gasta menos cantidad y se elimina el maquillaje de forma más rápida.

3. Limpiar la piel e hidratar directamente

Tras desmaquillar y limpiar la piel, muchas hidratan directamente con su crema facial. ¡Error!

Lo que deberíamos hacer… Tonificar la piel antes de hidratar. El tónico va a retirar restos de limpiadora que siempre se quedan en la piel e incluso puede que salga suciedad que ésta no ha conseguido retirar. La función primordial del tónico es reequilibrar el ph de la piel porque por sí sola tarda en recuperarlo aproximadamente dos horas. Sin embargo, con el tónico reequilibramos de manera inmediata.

4. No desmaquillar o limpiar la zona del cuello

A veces nos olvidamos de esta zona. Al maquillar también debemos tenerla en cuenta para difuminar la base hacia la zona del cuello y evitar cortes. Por eso, es importante prestar atención y desmaquillar esta zona.

5. Desmaquillar los labios con leche limpiadora o agua micelar

Es preferible utilizar un producto de fórmula suave, la maquilladora recomienda hacerlo con desmaquillante de ojos . Empapa un disco de algodón con el producto y comienza deslizando con suavidad el labio inferior, desde la comisura al centro. Primero una mitad del labio y a continuación la otra, del mismo modo el labio superior.

No desmaquillar la piel antes de dormir es un error y jamás debería convertirse en una rutina

¿Cual es el problema principal de irte a la cama con el maquillaje sin retirar? Si te ocurre un día no pasa nada pero si es parte de tu rutina, el principal problema es que no estás dejando que la grasa se expulse de tu piel de forma natural. Aunque tengas una piel equilibrada y no tengas un exceso de grasa, el sebo está ahí y necesita expulsarse para liberar toxinas y suciedad a través de los poros. Si la base de maquillaje está en la piel, esa grasa no puede salir y esto provoca acné, una infección de la piel producida por la grasa.

Nos gastamos dinero en cremas que contienen antioxidantes y que previenen el envejecimiento prematuro de la piel, y si vamos a la cama sin desmaquillarnos provocamos justo lo contrario: una oxidación, un envejecimiento prematuro de la piel porque se rompe la estructura del colágeno y de la elastina. Con este gesto estamos ayudando a la aparición de arrugas y líneas de expresión.

Al no transpirar la piel, al tener una falta de oxígeno, sucede que estás impidiendo la renovación celular de la piel. Aquí volvemos a lo mismo, nos gastamos dinero en peelings para eliminar células muertas cuando nuestra piel por si misma es capaz, sobre todo cuando somos jóvenes, de regenerarse sola y el ciclo celular trabaja a un ritmo normal sin neceidad de ayuda externa. Sin embargo, si no retiramos el maquillaje por la noche, sucede lo contrario: la piel no se oxigena y la renovación celular no ocurre, con lo que acumulas más celeulas muertas, tu piel se vuelve opaca y sin luminosidad por la falta de oxígeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *