Te despiertas después de una noche de descanso, te levantas y te miras al espejo. Pero… ¿Cómo es posible esta cara de cansancio si he dormido mis 8 horas? ¿Te suena? Para aliviar los efectos del cansancio en el rostro lo primero que hay que hacer es analizar previamente de qué forma influye en el organismo y cuales son las consecuencias. De esta forma sabremos qué necesita la piel para contrarrestar los efectos y mejorar el aspecto general del rostro.

Cuando sufrimos cansancio o estrés el flujo sanguíneo se ralentiza, y esto provoca una falta de nutrientes en la piel. Como consecuencia disminuyen los niveles de hidratación, produciendo flacidez y falta de luminosidad en la piel.

Por otro lado, tanto el cansancio como el estrés también pueden activar las inflamaciones cutáneas provocando brotes, sobre todo en aquellas personas que sufren dermatitis atópica u otras afecciones en la piel.

¿Se puede acabar con la cara de sueño?

Para mejorar y paliar estos síntomas hay que comenzar restaurando la barrera cutánea. Hidrata la piel con una crema hidratante que contenga ácido hialurónico, aportará y conservará la humedad necesaria en la piel. También recuperarás la luminosidad.

Con respecto a la zona del contorno de los ojos, para contrarrestar los efectos que provoca el cansancio (bolsas y ojeras), es recomendable aplicar una crema con principios activos específica para la zona de la mirada. Elige un contorno que hidrate y además ayude a mitigar la congestión y dilatación de los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran en el surco del ojo.

Una vez hayas aportado a la piel los nutrientes necesarios con cremas y tratamientos de uso tópico, habrás conseguido mitigar las consecuencias orgánicas.

Y después… ¡surge la magia!

Incluir en el neceser de maquillaje un corrector/iluminador con el que ocultar ojeras y discromías, a la vez que aportamos armonía al rostro, es un elemento muy importante. La manera correcta de “hacer magia” es la siguiente:

1. Aplica el corrector sobre la ojera, por encima del lagrimal, y difumina con un pincel hacia la línea de agua.

2. Escoge una base de maquillaje de cobertura media para terminar de corregir y unificar, verás que inmediatamente mejora el aspecto de tu piel.

3. Aplica de nuevo el corrector, esta vez en vertical desde el lagrimal hacia la aleta de la nariz. Difumina para fundir el producto.

4. Maquilla los ojos con una sombra en crema para aportar color y luz a la mirada. La máscara de pestañas embellece especialmente porque ayuda a que el aspecto del párpado se perciba más tonificado.

5. Escoge un colorete también en crema ya que esta textura se funde mejor con la piel. Sobre todo en esos días en los que tu piel se muestra más fatigada.

* Tip extra: Ya que el cansancio es más visible en la parte superior del rostro, dale mayor protagonismo al labio para que la congestión pase desapercibida. Escoge un labial de textura cremosa y, lo más importante, del color que te haga sentir más favorecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *