Lavar las brochas y pinceles de nuestro kit de maquillaje es un gesto imprescindible que deberíamos llevar a cabo con mayor regularidad para garantizar el correcto uso de estas herramientas, además de asegurar una higiene básica y necesaria. Desde Cristina Lobato Make Up compartimos un decálogo de pautas a tener en cuenta a la hora de limpiar las brochas y pinceles.

El decálogo para limpiar las brochas y pinceles

1. Base de silicona: Si no tenemos este utensilio en casa, podemos utilizar la palma de la mano. Las bases o mantas de silicona son ideales para lavar brochas y pinceles porque tienen los relieves necesarios para limpiar a fondo en el interior de los pelitos de la brocha gracias a esa fricción que se genera.

2. ¿Qué jabón utilizar para limpiar las brochas y pinceles? Podemos utilizar cualquier pastilla de jabón natural, champú de bebé o un producto jabonoso específico para limpar brochas. La maquilladora recomienda utilizar algún limpiador que contenga árbol de té ya que se trata de un antiséptico, antiviral y fungicida natural. De esta manera, nos va a ayudar a eliminar cualquier tipo de bacteria que se haya acumulado en brochas y pinceles.

3. Añadimos el limpiador en la base de silicona. En este paso podemos añadir un par de gotitas de aceite de árbol de té. Después, humedecemos un poco la brocha y vamos limpiándola con movimientos circulares para que penetre bien el jabón entre los pelitos, en los contornos y en el interior de la misma.

4. Aclaramos muy bien con agua, procurando no humedecer la arandela de la brocha para evitar que penetre el agua en la madera, se dilate o se pueda romper y agrietar.

5. Para saber si hemos aclarado bien la brocha, utilizamos la palma de la mano para ver que ya no sale más espuma con el movimiento.

6. Retiramos el exceso de agua y humedad con papel de cocina.

7. Dejamos secar las brochas y pinceles al aire, siempre en una posición horizontal o boca abajo para que el agua no penetre en su interior.

8. A día de hoy, por el momento excepcional que vivimos, recomiendo extremar aún más las medidas de higiene. Pulverizamos un poco de alcohol sobre las brochas para una completa desinfección.

9. Las brochas de base de maquillaje y correctores en crema son más difíciles de limpiar y cuesta más esfuerzo que queden totalmente limpias. En este caso la recomiendo utilizar un detergente lavavajillas, al ser desengrasante nos ayudará a eliminar mejor el producto. Para aclarar bien, al hacer tanta espuma, se recomienda mecanizar con el grifo abierto y poniendo la brocha debajo mientras realizamos los movimientos circulares. El pigmento de color de este tipo de productos se queda concentrado en el centro de a brocha con lo que hay que insistir bien para que quede totalmente limpia.

10. Lava tus brochas y pinceles después de dos usos. Sobre todo las que usamos con productos en crema porque al quedar producto acumulado en la brocha, el pelo pierde flexibilidad y no permite un acabado pulido y uniforme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *