Después de meses de preparación, organizar todos los detalles de la boda, escoger el vestido de tus sueños y los nervios del gran día… ¡Llega la luna de miel! Desvelamos los pasos de belleza que necesitas seguir para lucir radiante durante el viaje de novios.

Siempre recomiendo a las novias tener en cuenta los tratamientos de belleza y técnicas de maquillaje que van a realizarse para la boda. De esta manera, si el viaje de novios es inmediatamente después del enlace, se valorará escoger tratamientos semipermanentes. Así se ahorra espacio en el neceser, que podrá ser destinado a otros productos que sí son imprescindibles.

5 consejos beauty para cuidar la piel en el viaje de novios

1. Extensiones de pestañas

Si las usas para la boda podrás olvidarte de desmaquillantes de ojos y máscara de pestañas en la luna de miel ya que podrás lucir una mirada radiante durante al menos 4 semanas. Si tienes buena longitud en las pestañas, recomiendo tinte y lifting de pestañas, con una duración de entre 5 y 8 semanas.

2. Rutina facial

No abandones tu rutina diaria de cuidados que han conseguido que llegaras al día de la boda con una piel equilibrada, con un aspecto sano y terso.

3. Adapta los cuidados faciales al clima de destino

– Clima húmedo: Limpia la piel a diario con limpiadores espumosos. Después aplica un tónico que equilibre el pH de la piel y ayude a eliminar impurezas. Estos pasos te ayudarán a sentir una piel fresca.

En los climas más húmedos es probable que sientas un cierto desequilibrio en la piel y que segrega más grasa de lo habitual. La maquilladora recomienda un sérum que contenga ácido láctico o gluconato de zinc que ayude a regular los brillos en la piel y minimice el aspecto de los poros.

Hidrata con una crema adecuada para tu tipo de piel en climas húmedos, es probable que te sientas más cómoda con las texturas en gel.

– Clima seco: Si vas a viajar a climas áridos o altitudes elevadas, es probable que notes tu piel más seca de lo habitual, incluso deshidratada. Limpia la piel con limpiadores cremosos u oleosos. Recomiendo aquellos que contengan germen de trigo ya que tienen un alto contenido en vitamina E. Después tonifica con un tónico suave que ayude a calmar la piel.

A continuación, hidrata con cremas que contengan niacinamida para mejorar la barrera natural de humedad de la piel, petrolato que ayuda a retener la humedad de la piel y glicerina para aumentar la hidratación. Por último, y al menos una vez a la semana, aplica una mascarilla nutritiva.

4. ¿Protector solar? Siempre

Un súper básico. Muy importante e imprescindible es la protección solar para evitar el temido envejecimiento prematuro de las células de la piel. Además de aplicar protector antes de la exposición, no olvides reponer la protección a lo largo de la jornada. Existen en el mercado protectores solares en formato spray que puedes utilizar incluso sobre la base de maquillaje.

5. Y al final del día…

Limpia y tonifica de nuevo la piel. Utiliza, además, una mascarilla hidratante que contenga vitamina E y aplícala sobre la piel una vez a la semana. La vitamina E es un gran antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *