Los brillos aparecen cuando menos los esperas. Si tienes la piel grasa sabes de lo que hablo. Aplicas el maquillaje, te miras al espejo, lo ves perfecto, pero al cabo de unas horas comienzan a salir los indeseables brillos. La sensación es como si se derritiera la base de maquillaje ya que esa segregación de grasa hace que dure menos horas sobre la piel.  ¿Lo has probado todo y nada te funciona? Te recomiendo la leche de magnesia para acabar con los molestos brillos. El mejor primer para un día que necesitas que el maquillaje te dure muchísimas horas. Lo recomiendo, sobre todo, para pieles muy grasas que segregan sebo y brillos de manera continuada.

La leche de magnesia se comercializa para tratar la acidez del estómago. Sin embargo, se trata de un producto muy versátil y de gran utilidad en tratamientos de belleza, tanto por su efecto matificante como por su poder reductor de poros abiertos, entre otros beneficios. Esta leche es el resultado de mezclar agua con óxido de magnesio. De textura acuosa y color blanquecino, es ligeramente más líquida que una crema convencional.

A pesar de los magníficos resultados que se obtienen en la piel, solo recomiendo la leche de magnesia para ocasiones muy puntuales y especiales, para un evento en el que vas a estar muchas horas maquillada. Como uso frecuente no optaría por este producto, menos aún en pieles secas o equilibradas.

¿Cómo aplicar la leche de magnesia como prebase de maquillaje?

1. Con la piel limpia y ya hidratada, aplica la leche de magnesia con la yema de los dedos en movimientos circulares por todo el rostro, como si estuvieras aplicando una crema hidratante. Distribuye el producto de forma uniforme por toda la piel.

2. Espera alrededor de 5 minutos para que la leche se asiente y seque sobre la piel. La primera sensación es de tirantez pero enseguida desaparece al aplicar la base de maquillaje.

3. Si tu piel es muy grasa aplica la leche de magnesia por todo el rostro como si fuera un primer. Después, mezcla un poquito de leche con la base de maquillaje y distribuye la mezcla sobre la zona de la frente y la nariz, incidiendo en esa zona T más conflictiva y que segrega más grasa. En el resto del rostro aplica solo la base de maquillaje.

4. Además de su poder matificante, la leche de magnesia reduce los poros abiertos dejando la tez totalmente lisa.

5. La leche de magnesia, además de matizar, potencia la cobertura de la base de maquillaje. Por ello, la maquilladora no recomienda utilizar bases de con demasiada cobertura ya que la piel queda matizada con la leche. En su lugar, opta por bases más ligeras de cobertura media-baja.

6. Si quieres una piel jugosa pero deseas evitar los brillos en la zona T, aplica un poco de leche de magnesia a modo de primer solo en la zona de la frente y la nariz. Después, maquilla el rostro con la base de maquillaje.

7. Evita aplicar la leche en la zona del contorno de los ojos ya que se trata de una piel muy fina y sensible que puede resecarse en exceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *