Nuestra piel, como órgano vivo, sufre cambios a lo largo de los años: pierde colágeno y genera menos ácido hialurónico. Esto hace que aparezcan arrugas y perdamos volumen en la piel. Por eso, a la hora de escoger el maquillaje para piel madura, debemos tener en cuenta estas carencias. En este caso, utilizaremos técnicas correctivas y de efecto rejuvenecedor.

Lo primero que hay que hacer antes de maquillar es hidratar la piel de forma adecuada prestando especial atención al contorno de los ojos ya que la piel es más fina en esa zona. Es decir, necesita de una hidratación intensiva para evitar que el maquillaje se cuartee y acentúe las arrugas.

Cómo maquillarte si tienes la piel madura

Prebase de maquillaje, tu gran aliada

Una vez hidratada la piel, aplicamos una prebase de maquillaje. Los principios activos que contienen ayudan a redefinir los poros y crean un efecto relleno y alisado de las arrugas que se aprecia visualmente al instante.

Corrector de cobertura ligera

Para disimular las arrugas, escoge un corrector de cobertura muy ligera. Recomiendo utilizar un tono más claro que la propia piel. Rellena las arrugas con una pequeña cantidad de corrector y a continuación difumina dando toquecitos con una esponja o la yema de los dedos. Es muy importante evitar el exceso de producto.

Para cubrir las ojeras, opta por un corrector color asalmonado y de cobertura ligera. En pieles maduras también es habitual tener alguna rojez. Éstas se pueden disimular con corrector verde, el resto de manchas producidas por el paso del tiempo las cubrimos con la propia base de maquillaje ya que una de sus funciones principales es unificar el tono de la piel.

Escoge bien la base de maquillaje para piel madura

La base de maquillaje tiene que ser de baja cobertura para dar un aspecto jugoso y saludable a la piel. Las bases más adecuadas son las antiage. Éstas tienen una acción reafirmante que atenúan las líneas de expresión y ayudan a unificar el tono de la piel. Para conseguir un efecto rejuvenecedor las bases tienen que ser de cobertura ligera para que aporten un aspecto luminoso y saludable. Escoge un tono lo más similar posible al color de tu piel para un efecto natural.

Para disimular volumen o estilizar la zona de la papada utiliza un tono de base de maquillaje más oscuro que la del resto del rostro. Aplícala desde la mandíbula y difumínala hasta la zona del escote asegurándote de difuminar bien el producto para evitar efecto máscara. Después aplica polvos bronceadores de un tono natural, a ser posible totalmente mates.

Maquillaje de ojos en pieles maduras

En este caso menos es más. Recomiendo prestar especial atención a las cejas, la pérdida de espesor es una clara señal del paso del tiempo por eso una ceja bien maquillada rejuvenece muchísimo. Rellena y dibuja las cejas, recomiendo utilizar un perfilador retráctil de punta finísima ya que aportan mayor densidad pero dejando un acabado extremadamente natural. Es importante escoger fórmulas de larga duración resistentes a la humedad. Para finalizar, aplica una sombra clara bajo el arco de la ceja.

Escoge sombras de ojos mate de colores naturales, beige, rosas, grises claros, etc. Si el párpado no está muy arrugado podemos utilizar eyeliner pero trazando una línea muy fina y sin rabillo de ningún tipo. Para delinear los ojos a una cierta edad descartamos el color negro, mejor utilizar tonos marrones que suavizan y dan frescura a la mirada.

Antes de aplicar las sombras es importante utilizar prebase de ojos para rellenar los pliegues que se forman en los párpados, recomiendo optar por los tonos más neutros.

Maquillaje de labios

Es importante también mantener el labio hidratado. Para poder nutrirlo de forma adecuada es necesario eliminar células muertas con un exfoliante. El uso de primers en el labio es imprescindible porque ayudan a rellenar las arrugas, suavizan el labio y hacen que el labial no se mueva. Es aconsejable el uso de perfilador para ayudar a redefinir la forma pero es importante que sea del mismo color que la barra de labios . Los colores más adecuados son los tonos neutros, colores nude, rosas o melocotones, etc y con texturas ligeramente jugosas.

Ningún color de labial avejenta, pero lo cierto es que si tenemos arrugas en el contorno de los labios y utilizamos un labial rojo, granate o cualquier tono potente haremos que el protagonismo se fije en los labios pero también en las arrugas de alrededor.

maquillaje para pieles maduras

Los errores de maquillaje que más nos envejecen

1. No preparar la piel de forma adecuada

Es decir, no aplicar una crema hidratante antes de comenzar a maquillar provoca que la base de maquillaje para piel madura no quede uniforme y se apelmace en las líneas de expresión, acentuando las arrugas y los poros.

2. Utilizar bases de maquillaje con mucha cobertura y en tonos más oscuros

Para cubrir las arrugas e imperfecciones. Realmente se consigue el efecto contrario. Es mejor escoger una base con un tono lo más similar a nuestra piel y de cobertura ligera para que el efecto sea fresco y nos aporte luminosidad.

3. Aplicar el colorete en las mejillas, muy cerca de la nariz

Es preferible aplicarlo en el punto más alto del pómulo en dirección a la sien para crear un “efecto lifting».

4. Maquillar la línea de agua o línea inferior del ojo

Esto hace que nuestros ojos parezcan más pequeños y en casos en los que hay arruguitas o patas de gallo, hacen que al oscurecer la línea se preste más atención a las mismas.

5. El uso de sombras con brillo

Hacen que se marquen las arrugas y los pliegues en los párpados. Es preferible usar tonos mates y colores muy suaves. A partir de una edad, menos es más.

6. Labios

Con el paso de los años se va perdiendo volumen. Muchas mujeres maduras tienden a maquillarlos con tonos oscuros como rojos, guindas o amarronados para dar volumen. El problema viene cuando estos colores tienden a marrón y endurecen mucho más las facciones. Lo recomendable sería utilizar tonos nude que nos ayuden a dar volumen al labio pero de forma más natural y dulcificando más el rostro maduro.

El maquillaje antiedad que resta (muchos) años

Contouring de maquillaje para piel madura

La técnica conocida como contouring puede ser una gran aliada a la hora de redefinir el óvalo facial. Para rejuvenecer el rostro evita productos pesados o con exceso de cobertura. Por eso es preferible evitar el uso de correctores y realizar la técnica directamente con la base de maquillaje. Es recomendable el uso de bases antiage que son de acción alisante y reafirmante que atenúan las líneas de expresión y unifican el tono de la piel.

Escoge dos tonos diferentes de base de maquillaje: uno lo más similar a tu piel y otro ligeramente más oscuro. Maquilla el rostro primero con la base más natural, que es la encargada de aportar luminosidad, después con una esponja aplica el tono más oscuro en los laterales de la nariz desde el el nacimiento de las cejas hasta las aletas. Para que el efecto sea natural asegúrate de difuminar bien los contornos.

Con el tono oscuro, ayudándote de la esponja, maquilla desde la línea de la mandíbula al cuello, es importante difuminar los bordes para que el contraste no sea evidente. Para potenciar la técnica aplica polvos bronceadores mates en las zonas donde maquillamos con la base oscura.

Efecto lifting en los pómulos

Aplica el colorete en el punto más alto del pómulo en dirección a la sien. Para un efecto reafirmante evita dar color en las mejillas muy cerca de la nariz. Esto resta naturalidad. Utiliza tonos naturales rosas o melocotón, estos aportan frescura y un aspecto saludable.

Párpados tersos y frescos

Menos es más. Utiliza tonos nude en los párpados. Aplica un tono beige o vainilla en el párpado móvil y oscurece el pliegue o cuenca del ojo con un tono más oscuro. Si buscas la máxima naturalidad escoge las sombras mate.

Fotografías: Javier Pinto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *